Una pequeña confusión que podría matarte.

Dime, si te colocaran estas dos imágenes juntas:

Amanita Caesarea
Amanita Muscaria

¿Serías capaz de diferenciar entre estos dos tipos de hongos? Con uno de los dos podrás realizar una gran comida, mientras que con el otro lo mas probable que pase cuando lo consumas es que mueras.

La aparición de los hongos sobre el planeta se estima entre unos 660 millones y 2.15 billones de años, además se cree que estos fueron los primeros en colonizar tierra firme. Estos pequeños seres contribuyen de gran manera al equilibro de la biosfera, ¿cómo? bueno, lo hacen al descomponer algunos desechos y cuerpos muertos de otros organismos. Sin ellos estos nutrientes esenciales quedarían bloqueados, evitando así, que otros seres vivos los utilicen.

Todo mundo conoce o alguna vez en su vida a probado los champiñones, las trufas, las famosas “bolas”, los “hongos de cerro o de monte” (que en lo personal no me gustan de ningún tipo) todos estos comparten una característica y es que son comestibles. Aunados a estos existe muchos muchos más, pero, ya como es bien sabido, hay hongos que poseen ciertas propiedades especiales que hace imposible, hasta cierto grado, que puedan ser consumidos… Así es, en esta ocasión hablaremos de los hongos venenosos (y solo hablaremos de estos hongos que pueden ser confundidos y consumidos por el hombre).

En la mayoría de los casos es fácil poder distinguir entre un hongo venenoso y uno comestible, ya que los primeros poseen colores, formas o rasgos característicos con los cuál es posible identificarlos. Especies como la Leucocoprinus Birnbaumi (figura 1), Coprinus Atramentarius también conocido como “tapa de tinta” (figura 2); a simple vista parece que ocultan algo dentro de ellos, y la verdad es que si lo hacen, poseen fuertes toxinas las cuales pueden llegar a matar sin problemas a una persona adulta.

Figura 1
Figura 2

Estos organismos no llegan a ser peligrosos para el ser humano porque si te los encuentras en el suelo lo más probable es que no te den ganas probarlos, es casi sentido común. Pero el principal riesgo no radica en estos, los cuales son muy llamativos a la vista con sus vivos y hermosos colores, sino en aquellos los cuales podrían ser fácilmente confundidos con hongos comestibles.

Algunos ejemplos de estos hongos fácilmente confundibles serían los de la familia de las amanitas, aunque algunos ejemplares de estos parezcan realmente “amigables” la realidad es totalmente lo contrario. Dentro de las amanitas encontramos a las Amanita Verna tambien conocida como “oronja de primavera” (figura 3), Amanita Virosa Aunque también se le encuentra con el nombre de “amanita maloliente” (Figura 4), Amanita Phaloides conocida también como “oronja verde” (Figura 5), Amanita Bisporigera tambien llama “ángel destructor” (aunque de ángel no tiene nada) (Figura 6) y otro ejemplo de esta familia es la Amanita Muscaria llamada como “falsa oronja o la matamoscas” (Figura 7) y si, si has sido capaz de apreciarlo, es el mismo hongo que aparece al principio del post, así que con esto la pregunta ha quedado resuelta.

Figura 3
Figura 4
Figura 5
Figura 6
Figura 7

A la intoxicación producida por hongos se le conoce como micetismo y está enfermedad se debe a qué estos seres poseen o producen sustancias las cuales no pueden ser descompuestas por el sistema digestivo o metabólico del ser humano, así que cuando son absorbidas por el cuerpo provocando así reacciones tóxicas las cuales pueden producir desde una diarrea hasta una muerte por destrucción hepática o renal. Pero ¿Cuáles son estas toxinas y que provocan en el cuerpo? Estás toxinas se dividen principalmente en 4: Toxinas Protoplasmáticas (provocan destrucción celular y de órganos) estás las contienen las Amanitas anteriormente mencionadas entre muchas más, Neurotoxinas (las cuales producen daño al tejido cerebral y provocar alucinaciones) las contienen las Amanitas Muscarias y ciertas especies de hongos más, Irritantes Gastrointestinales (esto produce irritación en el sistema digestivo, provocando diarreas y hasta una muerte renal) y por último tenemos a las Toxinas similares al disulfiran (estas toxinas únicamente se activan cuando la víctima consume alcohol en un lapso de 72 horas posterior a la ingesta del hongo, y estas producen vomito, asfixia, visión borrosa entre algunos síntomas más) Una de las especies que contiene este tipo de toxina es la ya antes mencionada Coprinus Atramentarius.

A estas especies de la familia Amanita no es tan simple reconocerlas como hongos venenos a diferencia de otras especies en las que la forma y el color las delatan por completo. Una receta “ancestral” usada por todas las abuelitas para diferenciar entre hongos venenosos y comestibles es el uso del ajo. Se supone que si colocar un ajo a hervir o freír en un sartén o en una olla llena de hongos, y el ajo llega a obtener una coloración negra lo mas probable es que dentro de tu recipiente tengas algún espécimen venenoso y lo mejor es no consumirlo. Por el otro lado si el ajo conserva su tonalidad entonces lo que contiene tu recipiente es perfectamente consumible.

¿Acaso esto es funcional? La verdad es que no, la coloración del ajo se debe a otros procesos bioquímicos mas no por las toxinas, un ejemplo claro de esto es la oronja verde si tu la colocas a cocinar con un ajo este no va a cambiar su coloración y algunas personas hasta dicen que sabe rico, mas sin embardo dos o tres días después habrás muerto o necesitaras un trasplante de hígado. Existen otras creencias que dicen que cocinando los con un poco de plata y esta se ennegrece significa que son venenosos pero al igual que con el ajo esto no sirve ni tampoco con ponerlos a hervir se les escaparan las toxinas.

No existen métodos los cuales te digan exactamente si un hongo es venenoso o no, hay especies venenosas que ni siquiera tienen color y sin embargo son mortales. Otro mito también es aquel que dice que las especies con mal olor son venenosas pero la realidad es otra. La única recomendación 100 porciento fiables es que no consumas las zetas que no conozcas bien, no trates de consumir hongos silvestres si no sabes diferenciarlos bien o de preferencia cómpralos ya que, como vimos a lo largo del post, las enfermedades producidas por consumir uno de estos seres venenosos nos llevaran a una muerte muy muy dolorosa y si de milagro llegásemos a sobrevivir no pasaremos un rato para nada agradable.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Create your website with WordPress.com
Get started
%d bloggers like this: